Compartir

En el ejido de Kantemó al sur de Quintana Roo el biólogo Arturo Bayona descubrió una cueva donde ocurre uno de los espectáculos más sorprendentes de la naturaleza, en un entorno de oscuridad perpetua en el que 7 comunidades de murciélagos son los responsables de mantener el ciclo evolutivo de la caverna y de las especies que la habitan. Un descubrimiento ha cambiado la vida de los habitantes de esta comunidad poniéndolos en el mapamundi.


Compartir